¿Cómo invertir en futuros y qué son?

¿Quieres invertir en futuros, pero no sabes cómo? No busques más, pues has llegado al lugar indicado. En los últimos años, la popularidad de estos contratos ha ido creciendo. Siendo cada vez más los traders que quieren agregarlo a su cartera de valores.

Es por ello que en este artículo te explicaremos qué son los futuros y cómo invertir en ellos. También ahondaremos en tipos de mercados en los que operar y conocerás algunos de los inconvenientes y beneficios asociados a este tipo de inversión. ¡No esperes más y empieza a invertir en contratos de futuros hoy mismo!

¿Qué son los contratos de futuros?

En la actualidad, cuando la mayoría de la gente considera invertir, piensa en acciones, bonos y criptomonedas. Sin embargo, hay muchos otros tipos de inversiones que puedes hacer, siendo los futuros una opción muy buscada. La mayoría de los traders habrán oído hablar sobre ellos, pero no saben qué son ni cómo funcionan. 

Un contrato de futuros se trata de un compromiso entre dos partes a intercambiar un activo. La transacción se llevará a cabo en una fecha próxima establecida en un precio previamente determinado. Dicho activo puede ser desde materia prima, hasta diferentes instrumentos financieros. Por lo que tendrás disponible muchas opciones con las cuales comerciar.

Asimismo, al invertir en futuros, los participantes pueden negociar en función de sus expectativas sobre la dirección de un activo en concreto. Lo cual es muy diferente a la forma en que la mayoría de los inversores participa en el mercado de valores. Donde compran y venden basándose en el coste al momento de la transacción. En cambio, se está especulando sobre cuánto costará un bien en un periodo próximo.

Dicho esto, la clave para ganar dinero en con este tipo de operaciones es predecir correctamente hacia dónde se moverá el precio del activo subyacente. Si crees que el mismo subirá de valor, comprarás un contrato. Pero, al contrario, si consideras que bajará, lo mejor es venderlo.

En teoría, operar con estos contratos parece bastante sencillo. Pero predecir los movimientos del mercado puede ser un poco complicado. Por ello, le recomendamos a los operadores principiantes investigar correctamente y entender qué son los futuros. Solo deberás tomarte el tiempo necesario para aprender sobre el análisis del mercado y la gestión del riesgo. Así, aumentarán a gran medida tus posibilidades de éxito.

Características de un contrato de futuros

Invertir en futuros puede ser una tarea compleja y desalentadora incluso para el inversor más experimentado. Pero, armado con los conocimientos adecuados, puede ser un proceso relativamente sencillo. Es por ello que aquí te mencionaremos algunas de las características básicas de un futuro.

Primeramente, una característica clave de lo que son los futuros es que se tratan de un acuerdo estandarizado. Esto significa que los términos del contrato están todos predeterminados. Lo cual incluye el activo a negociar, la cantidad a invertir y la fecha de entrega. Dicha estandarización facilita a los operadores la compra y venta de contratos, ya que saben exactamente lo que van a obtener.

Otro aspecto para tomar en consideración es que es una inversión apalancada. Por lo tanto, los operadores solo tienen que poner una pequeña cantidad de dinero, mejor conocida como margen. Con la cual podrán controlar una cantidad mucho mayor del activo subyacente. Por ejemplo, si un inversor quiere operar con un futuro sobre el oro, solo tendrá que invertir 5.000 euros de margen para controlar 100.000 euros de dicho metal.

Por su parte, el precio de estos contratos se basa en el valor del activo subyacente en el momento de la compra. Y el mismo vence en una fecha determinada en el futuro. Cuando este ha caducado, el operador debe vender su posición o aceptar la entrega del activo subyacente. Sin embargo, para la mayoría de los inversores, esta última no es una opción. Por lo que cerrarán su posición vendiendo su contrato a otro operador, esperando conseguir ganancias.

Cómo operar mercados de futuros

Ya hemos explicado que los futuros son un tipo de inversión que consiste en comprar o vender un activo a un precio predeterminado en una fecha futura. Estos contratos son acuerdos estandarizados entre dos partes, y se negocian en bolsas de valores. Además, el activo subyacente puede ser cualquier cosa, desde materias primas como el oro y el petróleo, hasta acciones y divisas.

Cuando adquieres un negocio de este tipo, te comprometes a comprar el activo subyacente a un precio determinado en una fecha próxima. Del mismo modo, si vendes un contrato, estás acordando negociar el activo subyacente a un precio determinado en una fecha también en el futuro. A estas dos acciones también se les conoce como posición corta o larga; te detallamos un poco más a continuación:

Posición larga o compra de futuro

Una posición larga es aquella en la que un inversor compra un contrato con la intención de venderlo en una fecha posterior para obtener un beneficio. Para ello, el operador debe vender el activo subyacente por más de lo que pagó por él. Las posiciones largas suelen utilizarse cuando un inversor cree que el precio de un activo aumentará con el tiempo.

Posición corta o venta de futuro

Cuando los inversores creen que el precio de un activo va a bajar, pueden tomar una posición corta vendiéndolo. Si el precio cae, pueden volver a comprar el activo al precio más bajo y embolsarse la diferencia.

La venta en corto puede ser una estrategia arriesgada, ya que no hay garantía de que el precio del activo vaya a caer como se espera. Además, si el precio del activo sube en lugar de bajar, el inversor sufrirá pérdidas. Por esta razón, la venta en corto suele considerarse una estrategia de inversión especulativa. Sin embargo, cuando se utiliza con criterio, puede ser una poderosa herramienta para generar beneficios en los mercados bajistas.

Tipos de mercados de futuros

Los futuros son contratos financieros que obligan al comprador a adquirir un activo. El cual puede aplicarse en la mayoría de los instrumentos financieros y mercados disponibles. A continuación, exponemos más a detalle sobre ello.

Futuros de materias primas

Un futuro de materias primas puede negociarse en las bolsas de todo el mundo. Ofreciéndole a los inversores una forma de especular con el precio de estos activos. Dado que los inversores están apostando esencialmente por el cambio del valor de una materia prima. Es decir, si creen que el precio subirá, firmarán un contrato para comprar el activo a un precio determinado en una fecha concreta. Si consideran que el valor bajará, entonces venderán la mercancía a un valor preestablecido.

Estos contratos se conocen como instrumentos derivados porque su valor se deriva de la materia prima subyacente. Las cuales podríamos categorizar a grandes rasgos en tres diferentes grupos: alimentos, metales y energía. Por lo tanto, la inversión a futuro puede ser sobre el precio del oro o el petróleo. Pero también en maíz, café, trigo y otros alimentos.

Asimismo, es importante que consideres la volatilidad de este tipo de mercados. Puesto que, aunque cualquier inversión conlleva un riesgo, con las materias primas pueden ser especialmente volátil. Esto debido a los factores, a menudo cambiantes, que afectan a los precios de dichos materiales. Sin embargo, esta volatilidad también ofrece oportunidades para que los inversores obtengan grandes beneficios.

Futuros en bolsa de valores

Si estás invirtiendo en futuros en bolsa, es posible que quieras comprar un contrato para una determinada acción. De hecho, de manera práctica, se podría decir que esta no es una operación muy diferente a la compra/venta de acciones. Sobre todo, porque podrás aplicarlo en algunas de las bolsas de valores más importantes del mundo.

Sin embargo, sigue siendo un derivado financiero que funciona con las características típica de esta operación. Es decir, los futuros en bolsa siguen siendo un acuerdo en el cual se busca comprar o vender la acción en una fecha futura por un precio determinado. Dichos factores estarán previamente establecidos, puesto que serán fijados al momento de hacer el contrato.

Futuros de divisas

En el mercado mundial, las divisas están siempre en movimiento, subiendo y bajando de valor unas respecto a otras. Este movimiento puede crear oportunidades para que los inversores compren o vendan un contrato sobre pares de divisas. Todo con el fin de beneficiarse de las variaciones de los tipos de cambio.

Asimismo, los futuros sobre divisas son contratos estandarizados que permiten a los inversores comprar o vender una cantidad determinada de una moneda. La cual tendrá un precio establecido en una fecha futura.

Mediante el seguimiento de los movimientos de las principales divisas mundiales, los inversores pueden intentar predecir en qué dirección se moverán los tipos de cambio. Para así ajustar sus posiciones en consecuencia. De este modo, pueden constituir una herramienta útil para cubrirse contra el riesgo de los tipos de cambio. Pero también para realizar operaciones especulativas.

Futuros de tasas de interés

Un futuro sobre tipos de interés es un contrato estandarizado entre dos partes. El cual prevé la entrega de un determinado activo que produce intereses en una fecha determinada. Dicho activo puede ser cualquier cosa, desde un bono hasta un depósito. Su tipo de interés se especificará en el contrato. La fecha de entrega puede establecerse por adelantado o dejarse abierta, pero será en algún momento del futuro.

Este tipo de operaciones se utilizan como una forma de cobertura contra los cambios en los tipos de interés. O también para especular sobre sus movimientos. Cuando se utilizan para la cobertura, proporcionan protección contra la subida de los tipos de interés. Esto al bloquear un valor fijo durante la vigencia del contrato. Cuando se utilizan para especular, ofrecen la oportunidad de beneficiarse de los cambios en los tipos de interés.

Futuros de bonos

Un futuro sobre bonos es un contrato en el que el activo subyacente es un instrumento de renta fija, concretamente un bono. Si el precio de este es superior al precio acordado en el momento del vencimiento del contrato, el comprador obtendrá un beneficio. En otras palabras, puedes vender el bono por más de lo que pagaste por él. Aunque esto puede parecer un concepto relativamente sencillo, hay algunos puntos importantes a tener en cuenta sobre los futuros de bonos.

Para que un bono se utilice como activo subyacente, debe cumplir ciertos criterios establecidos por las bolsas donde se negocian los contratos. También es importante tener en cuenta que el precio de un futuro sobre bonos no está necesariamente ligado al precio real de los bonos subyacentes. En su lugar, el precio lo fijan los participantes del mercado en función de sus expectativas sobre los tipos de interés en el futuro.

Futuros sobre índices

Los futuros sobre índices bursátiles son contratos que permiten a los inversores comprar o vender acciones a un precio determinado en una fecha futura. Se negocian en varias bolsas de todo el mundo y sus precios se basan en los índices bursátiles subyacentes.

Este tipo de operaciones pueden ser muy volátiles, lo que puede dar lugar a rápidos cambios de precios y a grandes volúmenes de negociación. Suelen ser utilizados por los operadores para especular sobre la dirección del mercado, o para protegerse de las posibles pérdidas. En general, pueden ser una forma útil de ganar exposición al mercado de valores, pero es importante entender los riesgos antes de operar.

Operaciones con futuros

Primeramente, hay que destacar este es un negocio que se lleva a cabo en un mercado bien organizado y controlado. De hecho, en España, este tipo de productos financieros se comercian en la MEFF. Este se trata del Mercado Oficial de Opciones y Futuros Financieros de España y se encuentra regulado por la CNMV. Por lo tanto, la seguridad del trader está completamente garantizada.

Asimismo, en el mercado de futuros, hay tres tipos principales de operaciones que se pueden realizar. Estas son las de cobertura, especulación y de arbitraje. Continúa con nosotros y conoce cada una de ellas a detalle.

Operaciones de cobertura

Se utilizan operaciones de cobertura para eliminar, o al menos reducir, el riesgo de fluctuación del precio del activo subyacente. Este tipo de operación suele realizarse durante los mercados bajistas. Todo con el fin de proteger el valor de tu inversión.

La cobertura es una estrategia destinada a proteger la cartera de un inversor de la volatilidad del mercado. La cual consiste en tomar posiciones compensatorias en diferentes clases de activos con el fin de minimizar el riesgo. Esto en casos de que el mercado se mueva en contra de tus posiciones.

Aunque la cobertura puede ayudar a reducir el riesgo de pérdidas, también tiene el potencial de limitar las ganancias si el mercado se mueve a favor del inversor. Por ello, es importante considerar cuidadosamente los pros y los contras antes de aplicar esta estrategia.

Operaciones especulativas

La negociación especulativa es un tipo de operación que consiste en comprar contratos cuando el mercado está subiendo y vender cuando está bajando. El objetivo está en obtener una ganancia de capital a muy corto plazo.

Para tener éxito en las operaciones especulativas, los inversores deben conocer bien el mercado y ser capaces de predecir hacia dónde se moverá el mismo. Este es un negocio arriesgado; sin embargo, si se hace correctamente, el comercio especulativo puede ser una gran forma de tener grandes ganancias.

Además, un elemento clave en los futuros es el apalancamiento financiero; lo que los hace atractivos para los especuladores. Al poner una pequeña cantidad de margen, los operadores pueden controlar un valor mucho mayor del activo subyacente. Esto les permite obtener grandes beneficios si su especulación es correcta.

Operaciones de arbitraje

El arbitraje es la compra y venta simultánea de un activo con el fin de beneficiarse de una diferencia en el precio de este. En el caso de los futuros, esta operación se produce cuando un valor se negocia en varios mercados y existe una diferencia de precios entre ellos.

En este tipo de operaciones se comprará el valor donde sea más barato y se venderá donde sea más caro. Logrando así beneficiarse de la diferencia de precios. No obstante, considera que arbitraje puede ser una estrategia difícil de aplicar. Esto debido a la necesidad de comprar y vender el valor simultáneamente.  Si los precios se alejan demasiado, puede que no sea posible ejecutar ambas operaciones a los niveles de precios deseados. Además, las condiciones del mercado pueden cambiar rápidamente, lo que dificulta el aprovechamiento de las oportunidades de arbitraje.

¿Por qué debería operar con futuros?

Cuando se trata de invertir en futuros, existen diferentes maneras de hacerlo. Cada una de ella conlleva su propio conjunto de riesgos y recompensas. Por lo que es importante que investigues antes de decidirte por un camino concreto.

Sin embargo, también es importante que veas el panorama completo sobre lo que son los futuros. Por ello, para hacerte la tarea más fácil, aquí encontrarás un listado con pros y contras de operar con ellos.

Ventajas

Invertir en futuros puede tener muchas ventajas, como las que te explicamos en la siguiente lista:

  • Podrás empezar incluso si tienes un bajo presupuesto. Dado que el coste de inversión inicial es menor al de otros instrumentos financieros.
  • Al tener que invertir menos, podrías conseguir mayor rentabilidad.
  • Los requisitos de margen son relativamente bajos. Lo que significa que puede controlar un gran contrato con una cantidad de capital relativamente pequeña.
  • Es un mercado que ofrece un gran nivel de liquidez.
  • El usuario podrá cerrar el contrato de futuros cuando lo vea necesario, sin tener que esperar la fecha de vencimiento.
  • Puede ayudar a protegerte contra la inflación.
  • Te ofrece la oportunidad de beneficiarte de la subida de los precios.
  • La Cámara de Compensación garantiza la liquidación de su contrato en caso de quiebra.

Desventajas

Por supuesto, no hay un tipo de inversión que esté libre de inconvenientes. Para que puedas considerar adecuadamente si son para ti, aquí te enumeramos algunas desventajas:

  • No hay ningún activo subyacente asociado directamente a un contrato de futuros. Esto los convierte en un vehículo de pura especulación.
  • Son una operación muy apalancada, lo que significa que un pequeño movimiento del activo puede tener un gran impacto en el valor del contrato. Esto puede ir tanto en tu contra como a favor.
  • Como están estandarizados, no hay margen para la negociación.
  • Se negocian en bolsas, lo que significa que tendrás que cubrir ciertos costes en tasas y comisiones.

Ahora, una vez que ya sabes todo esto, verás que no es una operación para todo el mundo. Se trata de un tipo de inversión altamente especulativa. Por ello, es importante entender los posibles inconvenientes antes de involucrarse. Pero, para aquellos que estén dispuestos a asumir los riesgos, invertir en futuros puede ser una forma gratificante de ganar dinero.

Mejores brokers para invertir en futuros

1

XTB reseña

Sin depósito mínimo

Ofrece cuenta demo

Apalancamiento hasta 1:200

2

pepperstone opinion

Retiros sin comisiones

Compatible con MT4 y MT5

Spreads más bajos del mercado

3

etoro opinión

Cuenta demo ilimitada

Más de 1000 activos para operar

Copy Trading disponible

4

plus500 opinion

Amplia oferta de activos

Depósitos y retiros sin comisiones

Dispone de CFDs sobre opciones

5

iqoption reseña

Gráficos interactivos

Depósito mínimo de 10€

Plataforma móvil disponible

6

ic markets reseña

Estrategias de scalping disponibles

Dispone de cuenta islámica

Retiros sin tarifas extras

7

admiral markets reseña

+5000 CFDs disponibles

Depósito mínimo de 1€

Diferenciales competitivos

8

avatrade opinion

Variedad de plataformas propias

Spread betting disponible

Amplia gama de CFDs

9

xm review

Depósito mínimo bajo

+1000 activos disponibles

Disponible en 20 idiomas

10

capital com reseña

Retiros sin comisiones

Cuenta demo ilimitada

TradingView integrado

11

interactive brokers review

Más de 130 mercados disponibles

Cuenta con plataforma móvil

ETFs sin comisiones

12

naga review

Sin comisiones en acciones

Wallet propia disponible

Cuenta demo ilimitada

VER MÁS
Invertir en bolsa icon

Invertir en Bolsa

Compra y vende acciones de Amazon, Tesla, Apple y otros cientos de empresas en bolsa.

invertir en futuros icon

Invertir en Futuros

Contratos de futuros europeos o americanos, e índices como Ibex 35, Nasdaq o Dow Jones.

fondos de inversion icon

Invertir en Fondos de Inversión

Portafolio de valores como acciones o bonos, tanto en el mercado nacional como internacional.

Redactor De TradingAgora.Com, Experto En Finanzas Y Contabilidad

Inversor profesional licenciado en contabilidad y finanzas, con más de 10 años trabajando en el campo de la inversión. Se especializa en el comercio de acciones y opciones, escribiendo sobre estrategias y tácticas de inversión. Es también un gran aficionado del análisis técnico para identificar oportunidades de negocio rentables, y disfruta compartiendo sus conocimientos tanto con inversores noveles, como profesionales.